Abordaje de habilidades blandas del estudiantado de Ingeniería en Logística

Doctorado en Educación con Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento

Brenda Mallely Guevara Toledo

al171149@univim.edu.mx

Para hacer frente a la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV-2 (COVID-19) y dado el interés por reforzar las habilidades blandas de la comunidad de estudiantes universitarios, emerge el interés por realizar una investigación que sirva para plantear las bases de creación de un prototipo audiovisual que contribuya a la atención de estas necesidades. Así pues, como justificación de la presente investigación se encuentra el interés de las distintas empresas y organizaciones de la región para la captación de estudiantes, con dominio de sus emociones, así como capacidad de interacción efectiva con sus colaboradores y asociados; de igual modo, con la intención de la universidad de brindar al estudiantado una educación cada vez más humana y profesional, que le permita incorporarse de manera efectiva al mercado laboral que demanda la región en el marco de la “nueva normalidad”.

Esta es la razón por la cual la presente investigación se realizó desde un enfoque cuantitativo, con un diseño experimental y alcance descriptivo, con la finalidad de detectar las necesidades de formación de habilidades blandas en 133 estudiantes de la licenciatura en Ingeniería en Logística, pertenecientes a los municipios de Celaya, Irapuato, León, San José Iturbide y San Luis de la Paz, para después someter a un grupo de ellos a un estímulo (prototipo audiovisual) y medir el grado de mejora respecto de esas habilidades, en un contexto de confinamiento y de formación semipresencial con enfoque dual.

Como consecuencia, se optó por atender las necesidades de formación relacionadas con el autoconocimiento de las y los estudiantes voluntarios, mediante un curso implementado en el prototipo audiovisual diseñado para tal efecto. Posteriormente se evaluó su aprendizaje a través de rúbricas y se midió tanto el impacto como la eficiencia de este tipo de contenidos en la formación profesional del estudiantado. A partir de esto se confirmó el desarrollo de las habilidades blandas, concluyendo que las y los estudiantes se sintieron satisfechos con la funcionalidad del prototipo, para ahondar en su propio conocimiento y desarrollo personal, e incluso incrementaron su grado de motivación al detectar aspectos personales que desconocían de sí mismos y que están dispuestos a mejorar.